22 oct Cristina del Campo: “Las redes sociales de la JMJ han agrupado a 500.000 personas y seguimos creciendo”

Cristina del Campo, en el centro de la imagen, junto al equipo del departamento de Comunicación, en el estadio Vicente Calderón de Madrid.

Palentina, de 30 años, Cristina del Campo ha sido, como community manager, una de las responsables de coordinar la presencia de la Jornada Mundial de la Juventud en las redes sociales.  «Madrid11 ha demostrado que las redes pueden llevar el mensaje de Jesucristo a todo el mundo», resume.

¿Cómo llegaste al equipo de redes de sociales de la JMJ?

Tras dos años en Reino Unido, en octubre de 2009 aposté por Madrid para continuar mi carrera profesional. Soy licenciada en Comunicación Audiovisual y Educación Social, y decidí especializarme en comunicación corporativa mediante el estudio de un máster. Gracias a este posgrado, me incorporé a Dog Comunicación, una consultora de marketing online que obtuvo la cuenta de la JMJ en redes sociales. Tuve la suerte de trabajar en el proyecto desde el principio. Ha sido un privilegio estar en la organización de un acontecimiento histórico.

¿Qué han aportado los canales en las redes sociales a las Jornadas?

Realmente, han sido una herramienta de información y de participación fundamental. Esta JMJ ha sido la primera que ha incorporado las redes sociales al organigrama de comunicación y hemos podido experimentar un seguimiento masivo desde el primer momento. Los perfiles y páginas oficiales han creado una comunidad de seguidores que, en realidad, ha sido una gran familia. Los seguidores han compartido experiencias e inquietudes, se han ayudado unos a otros sin ni siquiera conocerse y, por nuestra parte, han recibido toda la información que ha generado la organización a lo largo de los dos años de preparación. Y, en muchas ocasiones, contenidos en exclusiva, como el caso de las campañas publicitarias. Del mismo modo, hemos tratado de atender cada pregunta y cada petición de forma personalizada y casi en tiempo real. Porque cada usuario, cada seguidor, nos ha importado y nos importa.

Cuánta gente se ha reunido en las redes sociales a través de vuestra red Socialmadrid11.com, que era accesible desde Facebook y Twitter?

Desconozco la cifra de seguidores que se ha unido a la red social de la JMJ Madrid11. No obstante, sin duda esta cifra es reducida en comparación con el número total de seguidores del evento en todas las redes sociales. Este número final roza los 500.000 seguidores en el momento en que mantenemos esta entrevista, pero lo más sorprendente es que sigue creciendo aún después de la Jornada. Esta cifra puede consultarse en nuestro agregador de redes somos.madrid11.com, que reúne todos los usuarios de Facebook, Twitter, Tuenti, Flickr y YouTube, además de ofrecer acceso directo a la web oficial madrid11.com y a Madrid11.tv, la televisión oficial de la JMJ. Aunque es cierto que las cifras no son lo más importante, no es menos cierto que hablamos de cifras récord.
¿Cuál de vuestros perfiles en las redes sociales ha generado más debate y más participación?

Sin duda, Facebook. No obstante, en esta red social disponemos -y hablo en presente porque los perfiles y páginas de la Jornada siguen registrando un elevado nivel de participación- de 21 páginas en 21 idiomas, y cada una tiene su propia actividad. La página en español es la más participativa y numerosa. Cuenta con más de 182.000 fans.

Al poder expresarse sin restricciones, durante la JMJ también se vio en Twitter y Facebook mucha movilización de los contrarios. ¿Cómo gestionasteis los mensajes negativos?

Es verdad, todo el mundo sabe que hubo personas contrarias a la Iglesia y al Papa han aprovechado el impacto mediático de la Jornada para dar a conocer su posición, también a través de las redes sociales. La organización de la JMJ no ha buscado en ningún momento la confrontación con nadie, sino todo lo contrario. Hay que tener en cuenta que se ha tratado de una mínima expresión frente a dos millones de peregrinos en la calle y medio millón en redes.

¿Qué valoración haces, más de un mes después, de los resultados del equipo de redes sociales de la JMJ?

He hablado antes de resultados de participación y de cifras, un aspecto en el que el evento que ha resultado un auténtico éxito, pero no he hablado del equipo, que, sin duda, ha sido lo mejor del área de redes sociales. En total, el departamento ha estado compuesto por un subdirector de redes, dos community managers -entre los que me encuentro- y un grupo de 60 voluntarios, que han colaborado en la gestión de los perfiles y páginas en 21 idiomas de Facebook y en 13 idiomas en Twitter.

¿Se aprovechan lo suficiente, en educación y en el debate sobre la religión, las posibilidades que ofrecen las redes sociales?

Seguramente se aprovechan menos de lo que podrían aprovecharse, pero hay que recordar que las redes sociales aún se encuentran en una fase incipiente en España. Madrid11 ha demostrado que las redes pueden llevar el mensaje de Jesucristo a todo el mundo y, por ello, cualquier proyecto educativo puede tener el mismo resultado positivo.

Dos momentos buenos y dos malos.

Comenzando por los malos, o por los menos buenos, el peor fue, sin duda, fue ver a los dos millones de jóvenes que vivieron la Vigilia de oración en Cuatro Vientos, el sábado por la noche. El equipo de redes trabajó desde un autobús climatizado y conexión a Internet, y tuvimos la ‘suerte’ de sortear las inclemencias del tiempo. Me pareció injusto que ellos viviesen un momento incómodo. Mi segundo momento malo fue, precisamente ese: no haber podido vivir la JMJ como peregrina. La intensidad de cada momento no se vive de igual manera. Los dos momentos buenos: la gran experiencia de familia que he podido vivir junto al equipo de voluntarios de redes sociales. Y, el segundo:  me encontré entre los 50 jóvenes que recibieron a Benedicto XVI en la Puerta de Alcalá. Tuve la oportunidad de saludarle y de dirigirle unas breves palabras. Inolvidable.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario