Odette Kalongo: La educación, una oportunidad para salir de la pobreza

Compartir

Hablar de la educación en la República Democrática del Congo es un gran desafío a pesar del progreso que hemos tenido en el sector. Hay diversas dificultades a superar con respecto a otros países del mundo.

En la República Democrática del Congo (RDC), algunos niños en edad escolar no frecuentan la escuela, a pesar de la gratuidad de la enseñanza primaria en el país. Razones como la situación social (la pobreza), la guerra, los matrimonios precoces, la distancia entre la escuela y el poblado en algunas zonas rurales, dificultan el acceso a la educación básica.

La búsqueda de minerales atrae a los niños, pero a veces los niños mueren asfixiados con los desprendimientos de tierra mientras excavan en las minas. En el este de la RDC, la guerra empuja a miles de niños a la calle. A estas dificultades, se añade el salario indigno de los profesores, y los no
pagados por el Estado, los nuevos profesores.

Ante todas estas dificultades, tengo que animar a aprovechar bien la buena educación que su país les ofrece. A cuantos la descuidan, que piensen en quienes la necesitan y no pueden tenerla, y que se entreguen a esta educación, porque es clave para mejorar la calidad de vida de una persona. La educación ofrece a los adultos y a los niños desfavorecidos una oportunidad de salir de la pobreza. Es por tanto un instrumento indispensable para el desarrollo económico, social y cultural de todas las poblaciones del mundo.

Cuando se tiene la ocasión de estudiar hay que aprovecharla. Otras personas desearían estudiar y no pueden y por ello, a vosotros que tenéis la oportunidad, ¡ánimo!

ODETTE KALONGO, rp, es directora de la Escuela Pureté de Marie de Kafakumba (R.D. del Congo).


Compartir
No Comments

Post A Comment