Pilar Martín Peña: Siete razones que me mueven por dentro

Comienzo parafraseando a Machado: “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Quizá sea por la necesidad de  ir trazando, abriendo o descubriendo caminos en nuestra existencia, que puedo hoy expresar, desde un profundo convencimiento que  creo en este mundo en el que vivo, a pesar y por encima de la fragilidad de su fe.

Las razones en las que me apoyo para creer en este pequeño planeta, tan aparentemente alejado de Dios son varias. Selecciono las que me más me mueven por dentro.

  • La primera es el profundo respeto que me inspiran todos esos caminantes sentados y olvidados al borde de los senderos de la vida que tanto necesitan ser mirados y acogidos
  • Descalzarme ante esa zona incontaminada en la que Dios está dentro de cada persona, independientemente de que sea consciente o no de estar habitado por Él.
  • Estar convencida de las infinitas posibilidades con que cada ser humano fue dotado al nacer y que necesitan ser dichas y/o despertadas por alguien en algún momento de la vida, ya que esto puede marcar un antes y un después
  • Tantos gritos silenciosos ante cada herida de la humanidad provocada por la guerra o las infraestructuras sociales tan injustas, por nombrar sólo dos de ellas
  • La bella intersección entre el telar entretejido de dolor y gozo que se dan la mano en cada uno de nosotros.
  • Todo aquello que acallamos en el fondo del alma, mientras la naturaleza lo proclama a gritos
  • Y porque creo en el poder de la vida, en la gratuidad de los amigos, en la belleza escondida de las cosas pequeñas, exclamo: ¡Mundo, creo en ti, te quiero tal cual eres y pido la bendición de Dios en medio de tu oscuridad!

No Comments

Post A Comment