13 jun Elisa Anglès: educación y solidaridad con mirada africana

El pequeño Kirikou, protagonista de la película de dibujos animados Kirikou et la sorcière (Michel Ocelot, 1998), sorprende por su lucidez y por su rapidez para pasar a la acción.

A pesar de las contradicciones que capta en el entorno de su pequeño pueblo africano, Kirikou escucha, observa, se deja ayudar y se arriesga. Ni se deja hundir por el desprecio de unos, ni se deja abrumar por la adulación de otros.

Su madre, parca en palabras y serena, le da la palabra adecuada y el cariño que necesita, para ayudar a su gente y liberar a la bruja.

Como al minúsculo personaje, la vida y las necesidades de los demás, deberían afectarnos a cada uno, escuchando, observando, dejándonos orientar y pasando a la acción en aquello que podamos. «La solidaridad es, en primer lugar, que todos se sientan responsables de todos» (cita de Benedicto XVI en la carta encíclica Caritas in Veritate, n. 38).

La valentía de los solidarios -presentes en todos los lugares y países- nos estimula a ser solidarios, a saber que todos tenemos un destino común y que nos necesitamos los unos a los otros.

La generosidad y la gratuidad se aprenden también a través de la sabiduría recogida en tantos proverbios tradicionales africanos: «Solo se va más rápido, juntos se llega más lejos».

Elisa Anglès es secretaria general de la congregación Pureza de María.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario