05 mar Into Eternity: mensajes para un futuro inimaginable

“Estás en un lugar donde hemos enterrado algo para protegerte. No deberías entrar aquí”. Así empieza Into Eternity (Michael Madsen, 2010) documental danés que analiza uno de los proyectos más ambiciosos de la historia: aislar durante 100.000 años residuos nucleares. La película muestra la construcción del depósito de Onkalo (“escondite” en finés), planeado para ser sellado durante milenios. La obra no sólo requiere una gran labor de ingeniería sino de comunicación: ¿cómo avisamos del peligro a los habitantes del futuro? ¿Qué idioma usamos?

Los expertos de Onkalo han de contemplar cualquier escenario posible: ¿y si la civilización retrocede y los humanos del futuro no comparten nuestros conocimientos? ¿Y si no saben lo que es la radiación? Así, estudian desde un aviso en todos los idiomas existentes a arquitectura “emocional” (construcciones que provoquen pánico) hasta llegar a una conclusión fascinante: si no nos entienden, lo mejor es no usar aviso alguno, pues cualquier signo será una invitación. Into Eternity nos propone un ejercicio de imaginación exigente y genoroso: pensar en una escala imposible para proteger a aquellos que no somos capaces de imaginar. Documental escalofriante, hipnótico, de factura impecable, dominado por un ritmo lento y planos vacíos de pasillos y bosques helados, puro terror cósmico. Todo para recordarnos que nunca olvidemos mantener Onkalo en el olvido.

Título: ‘ Into Eternity ’. Director: Michael Madsen. Intérpretes: Carl Reinhold Bråkenhjelm, Mikael Jensen, Berit Lundqvist. Año: 2010. Género: Documental. Duración: 75 minutos.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario