¿Para qué vivimos?

Fotografía de Ferran SalmurriPara comenzar el camino de la libertad emocional, la primera pregunta que uno debe realizarse es no el por qué de la vida, sino ¿para qué vivir? ¿Cuál es tu objetivo, tu propósito? Es una pregunta básica, pero en décadas de ejercicio profesional, la mayoría de respuestas a esta pregunta han sido caras de asombro. Y en la respuesta que te des a esta pregunta, están muchas de las claves para comenzar a sentirse mejor con sigo mismo.

Ser libre quiere decir, para comenzar, dejar de ser esclavo de las propias emociones. A pesar de todos los cambios económicos, de manera de vivir y de pensar, de todos los avances científicos, seguimos siendo igual de esclavos de la ansiedad, y sobre todo del miedo. Igual que hace miles de años. Antes, podíamos temer ser tomados como presas por un animal salvaje, ser chafados por un mamut. Ahora, puede ser el autobús. O el miedo a perder un trabajo. La vida ha cambiado, nosotros, por dentro, seguimos siendo igual. Emocionalmente, la mayoría vivimos en la prehistoria. Mientras, la sociedad se ha hecho más compleja, y afrontamos retos cada vez más complicados.

Emocionalmente, vivimos aún en la prehistoria, pero podemos cambiar

Por eso es importante disponer de herramientas para nuestra educación emocional. Algo que supone cambiar el chip: es priorizar el aprender a pensar por encima del aprender a obedecer, que también es necesario, pero no tanto como lo primero. Enseñar a pensar se hace poco, y muchas veces, mal, pero es básico para poder desenvolverse en esta cambiante sociedad nuestra. El cambio es posible nuestra persona se configura en base a lo que hacemos, a los que pensamos y a lo que sentimos y nuestro cerebro se modifica continuamente en base a estas interacciones. Lo que sentimos depende de lo que pensemos, y esto es una potente palanca para el desarrollo personal. La felicidad es externa, pero lo que sentimos  depende de nosotros.


Ferran Salmurri es escritor y psicólogo clínico. Miembro del equipo de psicólogos de Gabinete Galton (Barcelona)

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment