Competencias, ¿para qué?

Fotografía de Maria Magdalena CortèsEste no va a ser un artículo donde se hable de la importancia de mejorar la posición de España en el ranking de las pruebas PISA. Tampoco se va a hablar de la necesidad de cumplir con las condiciones establecidas por los «organismos europeos». En realidad, todas esas razones son totalmente accesorias aunque aparezcan en los preámbulos de los decretos o en los argumentarios de los articulistas.
Trabajar por competencias en las escuelas supone conectarlas con el mundo: un mundo donde la realidad cambia a un ritmo vertiginoso, donde la tecnología caduca a cada segundo, donde todo está conectado. No es posible, ni siquiera legítimo, tener una escuela del siglo XIX en un mundo del siglo XXI.
Esta sociedad necesita personas capaces de situarse y adaptarse al mundo, es decir: leerlo e interpretarlo y actuar en él escogiendo los saberes y habilidades adecuados a cada situación. Necesita personas competentes. [pullquote]«No es posible una escuela del siglo XIX en el mundo del XXI[/pullquote]
Un buen trabajo por competencias permite la formación integral de las personas. Desarrolla en ellas estrategias para la resolución de problemas, para la toma de decisiones, para la participación en la vida pública, para la reflexión y la autoevaluación, para la actuación crítica, para la cooperación… en definitiva, para la vida.

Maria Magdalena Cortès es Coordinadora del grado en Educación Primaria del CESAG

No Comments

Post A Comment