Gracias, Ngovayang

Gracias, Ngovayang

A ti, que buscas algún artículo que hable de tu cole, o alguna novedad, te voy a pedir que te detengas un momento, porque quiero presentarte a alguien, quiero que viajemos a un lugar, que existe, y que encierra una vida maravillosa. Yo he estado allí.

Mirad (álbum de imágenes inferior)… os presento, ellos también han visto vuestras caras, las hermanas que están allí, se ocupan de ello: Estas dos preguntas abiertas, que tanto pueden ir en una dirección como en otra, son las que se hicieron presentes en mi pensamiento, desde ese momento, y creo que van a ser las que me acompañen, ojalá, que por toda mi vida…

¿QUIÉN DA A QUIÉN? Yo, o nosotras, yendo unos días de verano a compartir con ellos, o ellos con sus ganas de vivir y de disfrutar de lo más insignificante… vosotros, colaborando en las campañas que se realizan en los colegios, o ellos luchando por sobrevivir, hayamos colaborado o no…

Estos son mis nuevos amigos, de Ngovayang, nuestra misión de Camerún. Donde hemos estado este verano de campamento; también ellos tienen derecho a unos días de diversión, y de aprender de otra manera… lo hemos pasado fenomenal!! ¿A que no sabéis cual ha sido el plato fuerte del campamento? ¡¡Aprender informática!! Sí, mira las fotos, ¿ves esos tres ordenadores? Son los que llevamos desde España, y esa es su sala de Infomática. Se saben la teoría al pie de la letra, porque en sus planes de estudio, tienen informática como asignatura, pero nunca han visto un ordenador… que cosas, ¿verdad?

Y yo me pregunto… ¿Será posible que tengamos, alguna vez, las mismas oportunidades, o siempre va a existir esa diferencia simplemente por haber nacido en un sitio o en otro? Y te lanzo un reto, un desafío: Vamos a creernos que es posible hacer esa distancia entre los dos mundos, un poco más corta, concienciándonos, que en los sitios de Misión, también tienen derecho a ampliar sus horizontes, ¿Por qué no teniendo luz más de 2 horas al día o teniendo la posibilidad de una sencilla sala de informática?, ¿Por qué no con algún columpio en sus patios…?

GRACIAS Ngovayang, gracias a cada una de nuestras misiones, porque nos enseñan que ELLOS NOS PUEDEN DAR LO QUE NOS FALTA

[nggallery id=226]

No Comments

Post A Comment