Jubileo Nacional en Nicaragua

Jubileo Nacional en Nicaragua

Miles de jóvenes, no sólo nicaragüenses sino también de varios países de Centroamérica, celebraron el 25 de mayo el “Gran Jubileo Nacional de Laicos Católicos” en conmemoración del centenario de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua.

¡¡¡100 años!!! Y que mejor celebración que unirnos los jóvenes a compartir y vivir nuestra fe todos juntos, en torno a la Eucaristía para dar gracias por tantos dones y gracias recibidos durante estos años.

Al acto asistieron jóvenes de todas partes de Nicaragua. Madrugaron mucho para poder estar en Managua viviendo la alegría de la fe y compartiendo con otros jóvenes su experiencia de fe y de Iglesia.

Pero ese encuentro en el que la música, las alabanzas y los testimonios tiñeron de color de esperanza el lugar y cada corazón de los que allí nos reunimos, no fue más que la culminación de meses de preparación para dicho acontecimiento, donde se ha participado en catequesis pre-jubileo, oraciones ante la cruz, eucaristías en las diócesis junto con otros colegios…¡un verdadero regalo!

El jubileo concluyó con la Eucaristía presidida por Mons. Leopoldo Brenes y presentes los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el Nuncio apostólico en Nicaragua Fortunatus Nwachukwu, quien nos dirigió un saludo del Papa Francisco, así como también Mons. Mariano Parra, Obispo de Venezuela, responsable a nivel latinoamericano de Juventud y Familia.

Testimonios:

El jubileo del 2013 para nosotros en lo personal, fue una gran experiencia de fe, cercana a lo que vivimos. A demás de experiencia personal, fue increíble vivir y celebrar  un encuentro con otras personas creyentes de nuestra misma fe, celebrando como cristianos UNIDOS, como una sola COMUNIDAD, los 100 años de provincia eclesiástica confirmando así que, en verdad, la juventud de CRISTO, del Papa ¡sigue viva en Nicaragua! (Nicole, Fabiola y Hugo, alumnos de 10º del Colegio Pureza de María, León.)

¡El jubileo fue una experiencia grandiosa..! cantos, bailes, la manera más divertida y cercana a nosotros de alabar a Dios, y lo más importante de todo es ver como los jóvenes voluntariamente buscan de Dios y responden a su llamada de ser cristianos, y no éramos pocos…¡ sino miles! El jubileo es nuestro y hay que hacerlo crecer. (Cristopher y Katherine, alumnos de 9º del Colegio Pureza de María, León).

El Jubileo fue un mundo diferente, como estudiante Pureza y como Brasa de FOC fue un reto diferente, un reto nuevo, llegar temprano en la mañana a la Catedral y ver poca gente, poca pero tan animada como esos fanáticos que van a los estadios a ver juegos deportivos y que van muy emocionados por apoyar a su equipo, y la gente con la que nos encontramos tenía eso en mente, apoyar al equipo de Cristo, en FOC nos tenemos un lema de: «¿QUÉ EQUIPO? FOC, ¿QUÉ EQUIPO? FOC, CON LA MENTE EN CRISTO» lo hemos vivido al máximo pero vivirlo en el Jubileo, con la juventud del papa… insisto, es un mundo diferente. Vivirlo con tantos jóvenes que tienen un mismo objetivo de adoración al Señor, es quitarle al máximo el valor y reducirlo a un punto donde te hace preguntarte ¡por qué no habías explotado aún más esa manera de vivir la vida!; haber vivido la experiencia de gozo y alegría con miles de jóvenes no tiene precio, haber sido testigo de que los jóvenes nicaragüenses son felices por Cristo, para Cristo y con Cristo no tiene precio, haber bailado, cantado y vivido la santa Eucaristía en el Jubileo rodeada por la juventud católica nicaragüense no tiene precio; por ello, el haber terminado quemada por haber vivido un día intenso siendo parte de esa juventud entregada a la Iglesia, no es nada, esa experiencia simplemente no se puede comparar. (Adriana, alumna de 10º grado colegio carretera Masaya).

Mi punto de vista sobre lo que viví en el jubileo nacional simplemente es algo que no puedo describir ya que fue una experiencia demasiado bella, ver como los jóvenes nicaragüenses se unen para cumplir con un solo objetivo que es alabar a Dios y proclamar su Nombre. Disfrutamos mucho al estar ahí presenteS, como hay momentos que nunca olvidarÉ como cuando los obispos se pusieron a bailar o cuando todos creían saber miskito. Me alegro ver que a pesar de que llovió y estuvo haciendo mucho sol y calor, los jóvenes no nos movimos y seguimos alabando al Señor con mucha alegría y fervor uniéndonos todos como una familia cristiana. (Yolanda, alumna de 10º grado colegio carretera Masaya)

Yo asistí al Jubileo Nacional de La Juventud, fue una experiencia maravillosa en la cual bailamos, cantamos, oramos, escuchamos testimonios, reímos y compartimos con personas que no conocíamos, pero sin embargo, disfrutamos con estas personas la alegría de ser cristianos, de ser jóvenes, de ser el futuro de la iglesia, para mí, fue la mejor experiencia religiosa que pude haber vivido, me gané amistades con personas de otros lugares y lo mejor fue que compartimos con Cristo! (Suhayli, alumna de 10º grado colegio carretera Masaya).

 La Iglesia sigue viva y los jóvenes son los que la reavivan, siendo luz y sal en medio del mundo, siendo discípulos y misioneros de Cristo, llevando a todos los lugares la alegría de seguir a Jesús, sintiéndose enviados por Él a proclamar a todos los pueblos la buena noticia:

¡¡CRISTO VIVE!!

[nggallery id=217]

 

No Comments

Post A Comment