Ayuda de El Pájaro Azul

Ayuda de El Pájaro Azul

CapturaPajaroAzul

 

 

 

 

 

Uno de los recuerdos de mi infancia es un pequeño libro rojo que tenía mi hermana. Se titulaba The Magic Paintbrush (El pincel mágico) y narraba la historia de un niño pobre que poseía el don de pintar. Pintaba pájaros, objetos, árboles… Un día, al acabar uno de sus dibujos, descubrió que se convertía en realidad. Y decidió instalarse en medio del mercado de su pueblo para ayudar a la gente pobre, y les proporcionaba, pintando, lo que podía mejorar sus vidas. En una de las páginas, había una ilustración muy bonita, en la que salía del extremo del pincel un ave preciosa, con las plumas de colores, en dirección al infinito. Por aquel entonces, me fascinaba la historia, y aunque yo sabía que los dibujos no se convierten en realidad, soñé más de una vez que eso pudiera ser posible.

Muchos años después, en Kanzenze, he descubierto que los sueños que trazamos y las cosas que imaginamos en bien de los demás pueden ser tan reales como los dibujos que tomaban vida en las manos de ese niño. Es lo que ha sucedido gracias, no ya a un pincel, sino a un pájaro, El Pájaro Azul. Se trata de una fundación asturiana.  Es una entidad sin ánimo de lucro que realiza proyectos de cooperación y desarrollo, entre los que destacan los campos de la educación, sanidad, cultura y promoción de la mujer. Los conocí este verano gracias a un amigo asturiano, Miguel Ángel Fernández. Fue él quien me habló de esta fundación, de sus objetivos y me animó a presentar un proyecto. Entre los proyectos que teníamos “en lista de espera” en ese momento estaba el de Apoyar al educador, invertir en desarrollo, elaborado en mayo del 2012 con un profesor de nuestra Escuela.

El objetivo alcanzado con este proyecto, para el que la Fundación El Pájaro Azul aprobó una dotación económica de 1.000 €, ha sido financiar la compra de un ordenador portátil y una impresora, con los complementos de instalación (estabilizador, antivirus, mesa y silla de trabajo, teclado externo, cartucho de recambio) para que Mpanga Kisanga Eric, Graduado en Ciencias Políticas y profesor de Secundaria y Bachillerato en el Instituto Uzima de Kanzenze, pueda desarrollar su trabajo como Director del Centro de Formación para autodidactas, creado por iniciativa personal en colaboración con otros profesores, y aprobado por la Inspección Provincial en octubre de 2011.

M. Eric observó que el Centro que había creado no disponía de ningún ordenador e impresora, y que el trabajo de organizar y publicar los materiales se hacía muy difícil. Además, en el poblado no se dispone apenas de material didáctico en soporte papel, con lo cual él pensó en recoger la información a través de Internet en la ciudad de Kolwezi y traerla al poblado para mejorar la calidad de la enseñanza. Las nuevas tecnologías permiten a todos el acceso a los medios de comunicación y  de información, accesibles hasta ahora a unos pocos en nuestro medio rural. Además, hay que tener en cuenta que Kanzenze no dispone de ningún servicio de impresión, con lo cual la población se tiene que desplazar a la ciudad cuando desea elaborar o imprimir algún documento, y esto incrementa notablemente el coste. Con este servicio, se podrá atender a la población local, a las autoridades y a los poblados vecinos.

Por otra parte, en el Centro de formación de autodidactas, el 90% del alumnado son mujeres, que en su día no pudieron finalizar sus estudios por falta de medios o por motivos sociales. Este proyecto permite el funcionamiento actualizado de dicho Centro.

Junto a ello, hay que subrayar que el proyecto beneficia también al Instituto Uzima y al poblado, pues garantiza la estabilidad de un profesor formado y cualificado en nuestra área rural. Y me gustaría añadir que ha sido una experiencia muy positiva el planteamiento, el análisis, y la redacción del mismo con el profesor responsable, ya que es fundamental la implicación de los agentes locales en las actividades de cooperación al desarrollo. Volviendo al cuento, el niño ya no pinta lo que la gente necesita, sino que se apoyan las iniciativas que fomentan la creatividad y la capacidad emprendedora de los pobres para que puedan salir de la pobreza. La situación salarial de los profesores en la R.D. del Congo es muy precaria, y estas dificultades aumentan en los poblados. Debido a ello, muchos profesores se dedican también al trabajo del campo para poder cubrir las necesidades básicas de la familia, y realizan otras actividades. En 2011, gracias a la ayuda de la Banca de Apoyo para Profesores del Instituto Uzima (inspirada en el espíritu del Grameen Bank), M. Eric empezó una actividad comercial con su esposa, actividad que ha desarrollado con éxito y que le ha permitido invertir en un segundo proyecto, actualmente en vías de realización.

En la elaboración del proyecto se ha tenido muy en cuenta el problema ecológico. La promoción de este Proyecto favorece el uso de la energía eléctrica y la consiguiente disminución del consumo local de carbón, que implica la deforestación de la zona. Además, el tratamiento de muchos documentos en soporte informático supone un ahorro considerable de papel. Es un proyecto que va en la misma línea de actuación que el proyecto Nuevas tecnologías, puentes solidarios que nos han financiado recientemente las empresas Distribuciones Notariales S.L. (Notin) y Tourline Express Mensajería S.L.U., y que ha permitido crear un aula de Informática en el Instituto Uzima e iniciar la formación en Informática y el tratamiento de documentos en soporte digital en el Hospital General de Referencia de Kanzenze.

Los beneficios del proyecto serán una fuente de autofinanciación para la familia. La economía doméstica de Kanzenze está muy centrada en el trabajo de la mujer, que se ocupa de la casa, de los niños y con frecuencia, de los trabajos del campo o del pequeño comercio. Otra fuente de ingresos en el hogar permite aligerar esta tarea y, al empezar este proyecto en casa de un profesor que es referencia en el poblado, éste se convierte en ejemplo para otras familias.

Pájaro Azul, nos gustaría seguir volando con vosotros, modelando con nuestros amigos asturianos esos sueños que, al convertirse en realidad, hacen de este mundo un lugar más habitable para todos. Y ojalá crucen también nuestro horizonte pájaros rojos, amarillos, verdes, blancos, morados, naranjas… tú, con tu iniciativa, tus ganas, tu creatividad, tu empresa, tu grupo de amigos… podrías ser uno de ellos. Nosotros oteamos el horizonte, y desde este pequeño lugar del corazón de África, sabemos que es posible, porque ya hemos visto un pájaro azul que nunca, hasta ahora, había cantado en nuestras selvas y bosques, ni en las ventanas de nuestras casas de adobe y lata.

 

No Comments

Post A Comment