Motivar con emoción

bisquerraweb¿Educar sin motivar? Es muy dífícil. La motivación es el paso previo preciso para afrontar con éxito muchas tareas. ¿Existiría la innovación sin el entusiasmo sostenido de los investigadores? Pues eso se puede aplicar a gran parte de lo que hacemos. Lo duro es que la realidad muestra que el sistema educativo tradicional se organiza justo para lo contrario: para desmotivar.

Por ello, la motivación de profesorado y alumnos es una parte esencial de lo que debería ser una prioridad: la educación emocional. Educar en emociones para atender al desarrollo integral de la persona, un desarrollo que no debe ser sólo cognitivo, sino también emocional. Es una tarea para el que se debería formar al profesorado… y a las familias. El objetivo: formar  jóvenes más equilibrados y maduros emocionalmente, menos agresivos y dispuestos a implicarse en el aula.

La emoción nos predispone a la acción. Si sentimos rabia, querremos atacar. Si tenemos miedo, querremos huir. Emoción y  motivación son conceptos muy relacionados: motivamos a través de la emoción, con emociones que predisponen a la aproximación. La prioridad de un profesor en el aula debe ser la de generar climas emocionales positivos, proporcionando retos a los alumnos de acuerdo con sus capacidades. Esto es más fácil impulsando estrategias de aprendizaje en equipo, colaborativo, implicando al propio alumno en su educación. Si queremos que un estudiante sea el mejor en lo que hace, hay que situarlo en el reto de tener que enseñar algo a sus compañeros. Pensemos en los niños y en su experiencia de la lectura. ¡Les encanta leer cuentos! Luego todo cambia: no entienden lo que leen. ¿Y eso no se puede corregir con una buena estrategia y metodología? En la respuesta está el éxito educativo.

Rafael Bisquera Alzina

 

2 Comments
  • Mª del Carmen Peralta
    Posted at 09:42h, 07 marzo Responder

    Estoy totalmente de acuerdo con Rafael Bisquerra Alzina. En mi larga trayectoria en el mundo de la educación con adolescentes, lo he podido comprobar. Si el profesor comunica entusiasmo e incluso emoción en su tarea, en lo que comunica, tansfiere esa motivación a sus alumnos, quienes se implican más en su aprendizaje y se convierten, a su vez, en transmisores de lo que aprenden a sus compañeros. yo diría que les comunicas amor al conocimiento y también creas, sin darte cuenta, una mayor autoestima o deseos de superación.

    • Pere
      Posted at 12:29h, 07 marzo Responder

      Gracias por tu aportaciónn, María del Carmen. La motivación es como nuestra gasolina. Sin ella, no llegamos tan lejos. Por eso creemos que es vital aprender a motivar y a motivarse. Es una lección vital no sólo para la escuela, sino para la vida

Post A Comment