De un tirón y a la primera

Una noche del invierno de 2009, Ben Harper entró en un local para ver a los Relentless7, una banda de pop rock de la que había oído un comentario en una emisora local en la que los relacionaban. Tras las primeras frases del primer tema, el músico californiano ya sabía que tenía que trabajar con ellos. Al finalizar el concierto, subió al escenario, les felicitó y les preguntó si querían grabar algo con él. Un par de semanas más tarde (Ben Harper trabaja así) tenía once canciones que se convirtieron en White lies for dark times, un álbum rotundo que aporta a la carrera del creador de Excuse me, mister o Waiting for an angel, las guitarras rock que se le echaban en falta desde su magnífica Faded. Temas como Keep it together (so i can fall apart), de una intensidad que deja sin aliento, van de la mano de Fly one time, una de esas canciones que crece casi sin levantar la voz, empuja hacia arriba y obliga su degustación varias decenas de veces. Además y como siempre, Harper no olvida los temas universales en sus letras. El respeto mutuo, el amor al prójimo o la diversidad cultural y racial, son la base sobre la que describir lo que queda muy claro en el título del álbum. Un disco de que esos que entran de un tirón y a la primera.

Título: White lies for dark times. Autores: Ben Harper & the Relentless7. Discográfica: Virgin.

No Comments

Post A Comment