Sobre todo + persona

Fotografía de la directora de Mater Purissima, Xiskya Valladares, rp

06 mar Sobre todo + persona

Fotografía de la directora de Mater Purissima, Xiskya Valladares, rpNos guste o no, estamos ya en la era digital, en la era de la información y la comunicación, aquella que se supone permite que vivamos en un mundo global, donde la pluralidad es una riqueza y donde las libertades y los sueños no tienen límites.

Suena muy bien y muy bonito. Pero en esta maravillosa era presente, el reto de educar se vuelve especialmente apasionante: muchas veces «con edificios del siglo XIX, con maestros del siglo XX y con alumnos del siglo XXI». Complejo. Apasionante.
En este número de MATER PURISSIMA nos planteamos este gran tema en torno a tres ejes: el inglés, las TIC, y los valores. Y por primera vez podemos recoger las opiniones de nuestros lectores expresadas en las redes sociales de Facebook y Twitter.

Queremos y agradecemos esa interacción que nos enriquece a todos. Digámoslo claro y alto: más formación, más actualización, más TIC, más inglés, pero sobre todo más persona. España está a la cola de Europa y del mundo según los últimos informes internacionales de educación y es una vergüenza. Sí. Aunque en nuestra red de centros no nos hemos quedado de brazos cruzados. Lo leeréis. Pero de poco serviría llenar cabezas si no consiguiéramos construir personas solidarias, sensibles, respetuosas, alegres, y que se ilusionan por hacer de este mundo de verdad una aldea global donde todos realmente tengamos los mismos derechos y las mismas oportunidades. Si no fuera así habríamos fracasado. Estamos en ello, pero ¿realmente lo estamos consiguiendo?

Como dice M. Amengual rp., en la entrevista, no es sólo tarea de la escuela. La familia es fundamental. Pero cada uno que cargue con sus propias responsabilidades. En nuestro caso, no se trata de adoctrinar. La identidad única e irrepetible de cada uno es la mayor riqueza que Dios pone en cada ser. Se trata de sacar de cada alumno lo mejor de sí mismo.

Por eso, consideramos que, tan fundamental es la formación del profesor para actualizarse en TIC y en inglés (y ya no hay excusas para no hacerlo), como para hacer de sus alumnos las mejores personas del mundo. Entregarse a esta tarea día a día es entregarse a una de las obras más importantes que se puede hacer en este planeta. Continuar la obra de Dios. Con responsabilidad y afán de superación constante.

Así que sí: siempre más y mejor. Más inglés y más TIC. Pero sin menospreciar a quienes tienen un ritmo económico o intelectual más lento, porque quizás ellos nos ganen como personas.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario