La revolución tecnológica

Con motivo del enorme desarrollo de Internet y la facilidad de disponer equipos informáticos se ha producido en el mundo una revolución tecnológica equivalente a la revolución industrial.

La interfaz humana con el ordenador ( HID : Human Interface Device) sustituye en este siglo a la estrecha relación pasada,con el papel, pizarra , lápiz, libro etc… De esta manera, la integración a nivel usuario es absolutamente necesaria para el desarrollo intelectual y doméstico en el siglo XXI.

Estos conocimientos se ofrecen como una nueva materia o área de conocimiento en los programas educativos de nuestro entorno (por ejemplo : «asignatura informática»). Este concepto queda desfasado en la educación básica desde la aparición de los sistemas operativos con «ventanas», ya que por ser extraordinariamente intuitivos su escritorio remeda un armario archivador con sus cajones y fichas para examinar convirtiendo en innecesario para la educación básica aquella asignatura que exclusivamente enseñaba programación.
En nuestra experiencia, se produce espontáneamente la inmersión del alumno en estas tecnologías de modo eficaz y progresivo cuando se utilizan desde el inicio de su formación como herramientas habituales de trabajo para adquirir y desarrollar el curriculum de su programa educativo.
De este modo consideramos que la informática, ordenadores, la tecnología como tal no deben constituir una asignatura individual del curriculum de la educación básica, sino que deben estar implementadas a lo largo de todo el programa educativo como herramienta básica en su desarrollo. Este planteamiento obliga al maestro a una puesta al día en todo lo referente a las TIC en función de sus necesidades. Al mismo tiempo, surge la necesidad de que se programen cursos y talleres de formación sobre TIC dirigidos a docentes.

El software actual ofrece multiples aplicaciones docentes que no desgranaré en este artículo. Sin embargo, vale la pena concretar algunos elementos de hardware útiles en el aula:

Pizarra Digital. Es el resultado final de una evolución desde la pizarra tradicional con tiza utilizada tradicionalmente. Mantiene la interactividad de la clase, la hace más atractiva y el profesor dispone con el software adecuado de un potencial infinito de información. El maestro administra el flujo de información y su contenido.

Proyector Interactivo. Tecnología más reciente y económica. Sería la evolución final del proyector de aula y del proyector de diapositivas. La imagen proyectada en una pantalla blanca permite a la clase interactuar sobre cualquier aplicación de modo similar a la pizarra digital mediante un lápiz  wi-fi.

Tablet. Es una herramienta individual. Existen múltiples modelos. Idealmente deben ser tactiles con reacción digital (HID). Es el cuaderno de trabajo diario de cada alumno, con infinitas posibilidades y con diferentes opciones de supervisión por el docente. Creemos que ha revolucionado en los últimos tres años el modo de enseñar y se ha consolidado su uso educativo en múltiples países de nuestro entorno . Es tan intuitiva que desde un niño de dos años hasta un científico encuentran su modo de uso fácil e imprescindible.

Ordenador Portátil en el Aula.  En la pasada legislatura (desde 2009), el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) propugna un ordenador en el aula por alumno en el Estado español. Aunque disponer de esta herramienta es mejor que nada; creo que no está cumpliendo las expectativas y el objetivo deseado por el Ministerio.

Echo en falta un proyecto de software abierto, diseñado para todo el estado, que sea simple (teniendo en cuenta la población escolar), sostenible económicamente para evitar repeticiones considerables de pago de licencias (lo que ha facilitado la tendencia a la piratería, ¡menudo ejemplo docente!) y con un desarrollo abierto y propio.

Los niños actuales del 2012 tienden al interface digital con sus dedos en las tabletas y similares, lo que hace pensar que en las poblaciones escolares infantiles el proyecto del ordenador portátil en el aula no tiene futuro a medio plazo.

Existen otros conceptos que ya son realidades y de considerable relevancia en las TIC en la educación. Por ejemplo, las redes sociales ( aplicadas al objetivo docente permiten trabajo en grupo interaula o intercentros; redes específicas de docentes…) y tienen capacidad para sustituir plenamente a las obsoletas aulas virtuales.

La nube, como su nombre indica, es etérea pero con representación física: es un almacén sin límite de aplicaciones, media, sistemas operativos, etc… con acceso universal. Permite, por ejemplo, la  interacción en diferentes colegios de la misma red docente.

Como conclusión, debemos tener las puertas de nuestras aulas abiertas a estas tecnologías y prepararnos para conseguir y optimizar las posibilidades docentes que ofrecen.

(*) Iker Olabe es director del Área de Tecnología del CESAG. Ingeniero de Sonido por la Anglia Ruskin University de Cambridge y profesor superior de Música.

No Comments

Post A Comment