Una iglesia joven y en marcha

“Hemos vivido una aventura juntos”, decía el Papa en Cuatro Vientos el domingo por la mañana. Después de dos meses de aquel día, aún podemos resumir con esas palabras todo lo que fue esta JMJ 2011.

Unas jornadas que en su balance general podemos calificar de muy exitosas. Así lo han declarado personas públicas, escritores, periodistas, autoridades y la propia Organización. Al igual que comerciantes, Policía y Emergencias. Pero sobre todo, los propios peregrinos.

Este especial de MATER PURISSIMA dedicado a estas Jornadas de Madrid, recoge especialmente los testimonios gozosos de nuestros peregrinos de América y España que se dieron cita en Madrid. Pero también algunos mensajes dejados en Twitter y Facebook, donde esta JMJ ha sido pionera con su presencia oficial en las redes sociales. Por lo que aprovechamos para entrevistar en exclusiva a la persona de la Organización que estuvo detrás de estas redes sociales. Recogemos también voces externas: la opinión de dos famosos periodistas de El Mundo, que, aunque muy diferentes, también nos ayudan a reflexionar con sus palabras.

¿Cuál fue en nuestra opinión el éxito de esta “aventura juntos”? En primero lugar, la respuesta de los peregrinos. Su derroche de entusiasmo, de alegría, de acogida, de perdón y de oración. En segundo lugar, los pastores que los acompañaban. Por su cercanía, su saber estar y su responsabilidad. Tercero, el ambiente. Hubo momentos difíciles, pero a lo largo de la historia los cristianos siempre se han multiplicado y han sido más fuertes cuando han sido perseguidos. La fe también necesita purificarse. Y, detrás de todo esto, la razón más importante: ese huracán de Espíritu Santo que invadió Cuatro Vientos.

España ha envejecido en muchos sentidos, necesitaba ver y oír una realidad que cada vez se agota más dentro de sus fronteras. Necesitaba el aire nuevo presente debajo de la JMJ, el de los miles de católicos que toman muy en serio su fe (polacos, sudamericanos, y países donde son perseguidos, por ejemplo). La España que en siglos pasados evangelizó el gran imperio que componía, hoy ya no es tan católica y necesita redescubrir un Evangelio puro y desnudo, ajeno de ideologías políticas, de historias poco claras, y de protocolos antiguos. El Evangelio es siempre nuevo y renovador, capaz de dar sentido pleno y profundo a muchas vidas, y no luce muy bien con revestimientos anecdóticos.

Algunos han tachado de “muy reduccionista” el mensaje eclesial de esta JMJ, muy centrado en la moral y el mundo de las ideas. Será casualidad o no, pero coincide con un mundo en crisis, económica y financiera, pero sobre todo crisis de valores. Y está claro que las injusticias sociales no se solucionarán mientras no “solucionemos” el corazón humano que es de donde nacen. Evangelizar, muchas veces sinónimo de humanizar, es nuestra principal urgencia. Pero no nos olvidamos de que un espiritualismo abstracto siempre es ajeno al mensaje de Jesús que se encarnó.

Por otra parte, había otros que nos decían “con nuestros impuestos no”. Sin embargo, las ganancias generadas han superado con creces las previstas. Los hoteleros, comerciantes, sector de la restauración y del transporte ya han declarado sus beneficios. Un estudio de la Organización, confirmado por la Consejería de Economía y Hacienda de Madrid, afirma que la JMJ ha dejado un rendimiento económico de más de 160 millones de euros en hostelería, restauración y lo que llamamos la imagen de la marca ‘España’, así como la creación de cerca de 3.000 empleos directos.

¿Qué hombre de 84 años, por muy líder que sea, es capaz de reunir a casi dos millones de jóvenes? ¿Quiénes son los que se arrodillan ante los insultos de sus enemigos gratuitos, soportan las inclemencias del tiempo, las incomodidades y las aglomeraciones orando y cantando? ¿Dónde se encuentran tantos voluntarios para trabajar sin sueldo y encima pagar por hacerlo? ¿Qué organismo consigue tantos miles de pequeños y grandes donantes para llevar adelante un evento de esta magnitud?

Esa es la Iglesia joven y en marcha, que no hace ruido habitualmente, pero que España y el mundo ha podido captar en esta JMJ. Ha sido un gran éxito, sí, de ahora en adelante “por sus frutos los conoceréis”. Ya está en marcha y no debería haber vuelta atrás.

No Comments

Post A Comment