Querida Familia Albertiana

Apoyándonos en el 200 aniversario de la fundación del Real Colegio de la Pureza, nuestra revista Mater Purissima comienza una nueva época. Queremos que sea una revista actual, formativa y católica, que convoque, una y reúna a todas las personas que participan de nuestra congregación, alrededor de nuestra madre espiritual Alberta Giménez.

La revista ha de dar cuenta de la actualidad y responder a los desafíos que se nos presentan cada día. Ha de ser formativa, nuestra principal vocación, y católica, es decir, universal. Es una revista con vocación de dirigirse a toda persona, ya que todos estamos llamados a recibir la Buena Noticia. Somos conscientes de que el hombre sólo puede realizarse plenamente si se orienta a vivir en la búsqueda de la Verdad. Esto es una constante universal para todo ser humano. Desde este convencimiento nos dirigimos a todos para participarles de la Verdad de la que es testigo la Iglesia católica.

Queremos que sea una revista actual, formativa y católica, que convoque, una y reúna a todas las personas que participan de nuestra congregación, alrededor de nuestra madre espiritual Alberta Giménez

También queremos que la revista haga de nexo de unión entre todos los miembros de la comunidad de La Pureza, que sea un instrumento fundamental para dar a conocer a la madre que hizo posible este milagro: Alberta Giménez. Y que este conocimiento de Madre Alberta, y por consiguiente este amor por ella, sea el motivo de comunicación y de unión de todos nosotros.

La nueva revista se estructura en cuatro bloques, uno por cada aspecto apuntado anteriormente, con diferentes secciones cada uno. Os anuncio también que la dirección de la revista cambia de mano. Os saludo y me despido al mismo tiempo, entregando el relevo a la H. Xiskya Valladares, quien lo recibe con mucha ilusión, mucho entusiasmo y con plena consciencia del precioso tesoro que tiene entre sus manos.

Os pido que sepáis disculpar los posibles reajustes en la revista que este cambio de dirección pudiera implicar. Con muchísimo cariño y muy agradecida por haber tenido el privilegio de modelar este instrumento de  unión entre todos nosotros, me despido con un hasta siempre en el Señor.

Mariola Revert, rp


 

No Comments

Post A Comment