Campeonas de baloncesto infantil femenino en Pureza de María Madrid

Todo comenzó una tarde cuando nuestro sueño se cumplió mientras los entrenadores pronunciaban esos doce nombres que cambiarían nuestras vidas: María G., Aurora, Susana, María M., Rocío, Lucía, Natalia, Ana O., Laura R., Laura L., Ana V. y Marta.

Desde aquel momento contábamos los días hasta que llegó el esperado 20 de junio. Allí estábamos todas con nuestras maletas, conscientes de que nuestro sueño se estaba haciendo realidad.

Empezó el gran momento. Los tres primeros partidos eran los más decisivos. Pudimos vencer nuestros nervios y pasar a cuartos como primeras de grupo.

Conseguimos ganar los cuartos, para nosotras esto era un logro porque ningún  equipo de Pureza de María-Madrid  lo había conseguido antes Sumábamos victorias mientras los días más felices de nuestras vidas pasaban.

Llegó el gran día, la gran ilusión, aquello con lo que habíamos soñado tantas veces, ahora por fin estábamos en la final. Fue un partido muy emocionante, contra un gran equipo, Irlandesas, aunque resultaba increíble a la vez que cierto, Pureza de Madrid estaba en la final, en la gran final.

Nada estuvo decidido hasta el último segundo, cuando escuchamos el pitido del árbitro. Habíamos ganado, se había cumplido nuestro sueño y las lágrimas caían por nuestros ojos.

Gracias a nuestro esfuerzo y al de Nacho, María, Antonio y Sonsoles fuimos capaces de realizar aquello que jamás antes habíamos imaginado.

En esta gran experiencia no sólo aprendimos a jugar mejor, ni mucho menos. También aprendimos a valorar a todos aquellos que hicieron de aquel viaje el mejor.

Equipo de baloncesto categoría infantil

Este artículo se publicó originalmente en la edición nº132 de Mater Purissima (marzo 2009)

No Comments

Post A Comment