18 jun Silvio José Báez: “Una fe individualista, sin incidencia en lo social y lo político, es una fe incompleta”

Fotografía de Silvio Báez en Mallorca. AUTOR: XISKYA VALLADARES

Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua, durante una visita a Mallorca. FOTO: XISKYA VALLADARES

Silvio José Báez (Masaya, 1958), se ha convertido en una de las voces más críticas del régimen sandinista. Durante una estancia en Mallorca, llama a construir una Iglesia «al servicio de la plenitud humana», más «profética y menos diplomática» .

¿Qué debe distinguir a un cristiano hoy? ¿Ir a misa?, ¿su compromiso social o político?, ¿evangelizar en redes?
En primer lugar, a un cristiano se le tiene que distinguir por una opción muy clara por la dignidad humana. No lo olvidemos: Dios se hizo hombre y murió para salvarnos. Por eso, para un cristiano es decisivo su compromiso en favor de la humanidad, su capacidad para crear relaciones de fraternidad, trabajar en construir sociedades más pacíficas, más justas, más humanas… el cuidado del planeta, porque la fe tiene una dimensión ecológica. En resumen: el cristiano lucha para que los seres humanos vivan con mayor dignidad, y es en la relación con los demás donde expresamos en modo concreto nuestra fe. También en las redes sociales hay que trabajar para que se redescubra esta opción por el ser humano, que se resume en este sencillo mensaje de Jesús: ‘Lo que hicísteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicísteis’.

Hay quien critica al Papa, al considerar que los mensajes de carácter tan social que emite, es comunista.
Son críticas infundadas, demasiado ideologizadas. El camino de Dios ha sido la humanidad. El ser humano no está al nivel de Dios, sino que es camino para llegar a Él. ¿Qué nos aporta entonces la fe? ¿Es otra forma de filantropía? No, es más que eso: es una luz que te ayuda a descubrir en los demás la imagen de Dios. Con este nexo de unión, la fe te da una gran fortaleza interior, y una esperanza inquebrantable. También consuelo cuando nos alcanza el fracaso, el cansancio o la ingratitud. Sin la fe, este compromiso con los demás se debilita o se ideologiza. Esta fe en el Dios que ama al hombre la celebramos en la Eucaristía y la alimentamos en la oración. En esta experiencia profunda del amor de Dios, en este encuentro, la fe te abre de estrecheces ideológicas.

¿La religión, entonces, debe centrarse en la persona y mantenerse en la esfera de lo privado?
Una fe sin incidencia en lo social y lo político es incompleta. El creyente debe interrogarse siempre, desde su fe en Jesucristo, cómo ve la realidad, qué puede aportar para mejorarla. No se trata de politizar la fe, ni de volverla una ideología. A veces la fe se ha reducido a experiencias religiosas demasiado individualistas, centradas únicamente en la vida parroquial y familiar, lo que supone un encuentro con el otro, pero restringido a núcleos pequeños. Esos encuentros hay que construirlos también más allá, porque eso no es todo. La fe se manifiesta también en la lucha por un mundo mejor, en la construcción de relaciones más justas, por eso también hay una dimensión social, política y ecológica. El riesgo al dar este paso es realizar una salida tal, que acabe vaciando la fe, por eso es tan importante alimentar continuamente la experiencia interior de encuentro personal con Jesucristo, así como la vida en la comunidad de los creyentes. Por eso, es también necesaria una educación en la fe que tenga en cuenta todas estas dimensiones. Cuando hablaba a los sacerdotes en Nicaragua, les decía que, o eran místicos profetas, o no serían nada. Una vida de fe que se vuelve profética tiene una parte de consuelo y otra de denuncia. Una fe que es solo razón es fría: hay que integrar los sentimientos, lo que incluye también las experiencias negativas o frustrantes .

¿Eso quiere decir que hay que formar partidos católicos?
No se trata de formar grupos confesionales. Hemos superado ya esta fase. Se trata de vivir en sociedad lo que la fe me inspira, en comunión con los demás: con otros cristianos, sí, pero también con gente que no es creyente, en pos de objetivos comunes. Todos podemos compartir un deseo de una sociedad más justa y pacífica, de una sociedad mejor. Por eso, sueño con una Iglesia que no sea dueña, sino servidora de la verdad, de una verdad que buscamos en todos los ámbitos de la vida. Una Iglesia menos diplomática y más profética, que no haga más difícil la vida de la gente y que busca sanar su vida de raíz. Una Iglesia que es consciente de que está al servicio de algo mucho más grande que ella, al servicio del Reino de Dios. Una Iglesia que no existe solo para satisfacer el sentimiento religioso de la gente, sino al servicio de la plenitud humana, de relaciones más justas, de la paz, del cuidado de la naturaleza.

Usted elaboró su tesis doctoral sobre el silencio en la Biblia. ¿Es posible conseguirlo ante tal cantidad de estímulos y saturados de información?
El silencio no es automáticamente positivo ni negativo: depende del contexto y de la intencionalidad. ¿Por qué calla una persona? Unos pueden callar para no hacer daño sin necesidad. Otros lo hacen por temor… o por odio. El silencio puede reflejar intenciones muy diferentes. No puede ser canonizado. En ocasiones, hemos convertido el silencio en sinónimo de persona espiritual, de que se está en comunión con Dios, pero hay que saber discernir, porque no todos son buenos. Ocurre como con la palabra, que sirve para unir o para dividir. Es positivo cuando sirve para tender puentes, cuando crea comunión, cuando hace crecer en la solidaridad…

 

¿Cuándo podemos interpretar que nos hace bien el silencio?
Yo puedo callar para escuchar, para pensar, para tomar distancia. ¿Ese silencio ayuda a relacionarme mejor? ¿Aumenta la comunión con los demás?, ¿mejora mi relación con Dios? Ese silencio es entonces humanizador. Un Salmo precioso (el 141:3) dice así: ‘Coloca, Señor, una guardia en mi boca, un centinela a la puerta de mis labios’. No dice: no hables, o ‘ciérrame la boca’. Da un mensaje diferente: no todo debe ser dicho. Por eso, la sabiduría es saber hablar y saber callar. Yo diría que la Biblia se inclina más hacia la palabra que hacia el silencio: solo cuando el silencio es relacional es positivo: cuando se aísla, cuando pone barreras, deshumaniza.

 

Cuenta ya con más de 143.000 seguidores en Twitter. Por su propia experiencia, ¿hay espacio para la escucha y el diálogo sincero en las redes sociales o el nivel es el de una barra de bar global? ¿Cómo gestiona su presencia en redes?
Primero, esta presencia virtual es tan real como la existencia física. Uno está tan presente en el mundo digital como lo está en el mundo físico. No es un mundo aislado: también ahí hay personas, hay sentimientos, hay dolores… Yo me presento en las redes tal y como lo hago en persona. Mi presencia en redes refleja mis convicciones, tal y como soy en la vida. En las redes, además, la comunicación se da de igual a igual, nunca de arriba a abajo. Hablo como amigo. Son tantas las interacciones, que materialmente no tengo tiempo de leerlo todo. Cuando veo que existe interés auténtico por entablar un diálogo, ahí respondo.

6 Comentarios
  • silvio lopez
    Publicado en 22:12h, 18 junio Responder

    Es la mision que todo religioso debe tener hoy en dia, participar para que la sociedad mejore en todos los aspectos, que haya respeto a los derechos de todos los seres humanos, luchar desde un campo civico, contra la esclavitud, las injusticias, el religioso debe ayudar a sus ovejas para que lleguen a buen puerto en sus vidas, en lo social, lo economico, lo politico etc. los religiosos, no deben seguir siendo como en el pasado, dogmaticos y servidores del gran capital, hoy queremos religiosos, que apoyen los intereses de las grandes mayorias, , gracias, Obispo Silvio Baez.

  • Ricarda Báez Sevilla
    Publicado en 04:04h, 19 junio Responder

    Me imprespionaje y escandaliza lo preclaro que el este hombre de Dios, tan amado por casi todo el pueblo Nicaragüense. Lo respeto profundamente Obispo Auxiliar Silvio José. Gracias por todo. Bendiciones 👍.

  • Ananda
    Publicado en 07:10h, 19 junio Responder

    Muchas gracias Monseñor Silvio Báez, me identifico profundamente con sus palabras y sentimientos que hace que mi Conciencia se enriquezca Su calidad humana y espiritualidad me conmueve y me motiva a practicar el Servicio Devocional hacia Dios, las entidades vivientes y hacia la Madre Naturaleza..
    Qué el Señor lo siga bendiciendo y lo proteja.

  • Juliano
    Publicado en 14:50h, 19 junio Responder

    La Fe debe cubrir al ser humano en toda su dimensión, quien dice tener Fe y se esconde para no ver lo que no le conviene no práctica la Fe, la Fe reside en Cristo y Cristo reside en el Pueblo, la Fe que se aleja del pueblo se aleja de Cristo. La Fe sin Cristo es una Fe, muerta.

  • SGM
    Publicado en 02:07h, 20 junio Responder

    La fe en Dios sobrepasa la esfera social, política y económica porque no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios y el reino de.los cielos no es de este mundo y además de qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?
    Por todo lo anterior lo principal es la conversión el arrepentimiento de nuestros pecados y tener fe en Jesucristo, buscando primero el reino de.Dios y su justicia, predicando el evangelio sin adulteración a toda criatura para que sean bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
    Dios nos conceda discernimiento porque el engaño siempre es atractivo y va mezclado con verdades, pero su fin es la pérdida de la fe en Jesús y la pérdida de la salvación de las almas.
    Las motivaciones de lo que se dice se pueden encontrar en las consecuencias de lo que produce si es impureza y satisfacción de necesidades humanas no está.con Dios, el que no recoge, desparrama. El ejemplo es las consecuencias del pacto Vaticano- China hay demolición de iglesias, quitaron símbolos cristianos y el programado sinodo de la Amazonía va entre otras cosas por la inculturación indígena en la misa, con la posibilidad de que analógicamente a la inculturación comunista china, se quiten los símbolos cristianos y se sustituyan por la idolatría y el politeísmo ancestral indígena.

  • Carmelite Quotes
    Publicado en 08:44h, 23 junio Responder

    Thank you, Sr. Xiskya for the kind permission to translate this excellent interview by Pere Mari, which we will publish on our blog, https://carmelitequotes.blog

Responder a Ricarda Báez Sevilla Cancel Reply